Al declarar que todo acto que restrinja innecesariamente el ejercicio de la libertad de expresión es un atentado contra los derechos humanos fundamentales, la Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión (CIRT) en la declaratoria de la 57 Semana Nacional de Radio y Televisión, consideró que la mayor preocupación y de atención urgente y prioritaria las violaciones a la dignidad, integridad y vida de periodistas, reporteros y comunicadores. Nada más condenable y cobarde, señaló, que atentar contra alguien por la información y expresar sus opiniones.

En voz de Emilio Nassar Rodríguez, integrante de la CIRT, acompañado de José Luis Saca Jiménez, presidente de la Asociación Internacional de Radiodifusión (AIR), destacó que la regulación transparente y equitativa de los mercados es fundamental. Se debe evitar la competencia desleal, incompatible con el sano desarrollo de cualquier sector. Los reguladores deben garantizar a los concesionarios las condiciones necesarias para cumplir con el servicio que la sociedad y el propio Estado exigen. Y es que, afirmó, sólo una industria económicamente autónoma puede ser libre en su contenido editorial.

Respecto a las cargas fiscal y administrativa, las restricciones en los contenidos, la amenaza de sanciones exageradas que incluso no son materia de suspensión y la proliferación de emisoras que operan en la ilegalidad, puede conducir a la industria a una espiral ruinosa cuyo resultado incidirá directamente en el acceso a la información y en la libertad de expresión.

En esta declaratoria, se puso de manifiesto que un pueblo capacitado para expresarse libremente, está en condiciones de resolver con mayor celeridad los problemas que le aquejan. Por ello, es que al Estado “no corresponde otorgar esa facultad como una dádiva, sino vigilar que nada se interponga en el ejercicio de ese derecho de expresión, cuidando que los medios por los cuales se expresa, se mantengan económicamente autónomos, sanos en su infraestructura y protegidos contra disposiciones que frenen su desarrollo.

Finalmente, hizo un llamado a los legisladores y a la sociedad mexicana a valorar el aporte que representa para nuestra democracia contar con un sistema de medios independiente, privado, plural, diverso y económicamente viable.

Esta declaratoria esta conformada por 12 considerandos y 8 puntos en su declaratoria final de la edición 57 de la Semana Nacional de Radio y Televisión.