Tras debilitarse ligeramente mientras se dirigía a Bahamas, esta mañana cobró fuerza y se transformó nuevamente en huracán de categoría 4.

El Centro nacional de huracanes de estados unidos alertó que Matthew se enfila con alta peligrosidad a la costa este de Florida, donde se prevé llegue la madrugada del viernes.

Se mantiene en línea recta en su desplazamiento hacia el noroeste, con vientos sostenidos de 205 kilómetros por hora.

El peligroso huracán se encuentra a 580 kilómetros al sur de West Palm Beach, en Florida, donde se decretó la alerta y se ordenó la evacuación de cerca dos millones de personas.

Autoridades del estado también piden a los pobladores estar preparados con suficiente agua y comida por lo menos para tres días.

Matthew, que llegó a tener la categoría 5, es considerado el huracán más poderoso que se ha formado en el atlántico desde Félix en 2007, que causó 130 muertos en su paso por Nicaragua.

A su paso por el caribe, este huracán dejó 140 muertos, sólo en Haití.