La presencia de los Reyes Magos, hace ver que toda ciencia, toda política, busqueda o estrategia humana están llamadas a encontrarse con el Rey de Reyes, en niño Jesús

“hay muchos intereses creados, aferramiento al poder y encellecido orgullo que bloquean el gozoso anuncio de nuestra liberación, el que negocia con el pecado, se enreda en sus maquinaciones y se empantana en sus afanes, procurando complices y pervirtiendo corazones e instituciones, lo identificamos en la sombría figura de Herodes”

Fue el mansaje de Julián López Amozorrutia, canónigo de la Catedral Metropolitana, durante la homilía dominical