La delegación Gustavo A. Madero se reporta lista para recibir a más de un millón de personas que arribaran a la Basílica de Guadalupe para ver al Papa Francisco.

El cierre de vialidades ya comenzó en el cuadrante principal de la demarcación, que comprende de Euzkaro a Cantera y las calles que desembocan en Calzada de Guadalupe.

Sólo se permite el acceso a habitantes de la zona, que porten su tarjetón vehicular.

La delegación prevé que los visitantes empezarán a llegar al templo mariano mañana por la tarde por lo que se habilitó un espacio que servirá de dormitorio para quienes pernoctarán la noche del viernes en espera del santo padre.

También se instalaron 15 pantallas gigantes que se ubican en distintos puntos de la Calzada de Guadalupe, con el objetivo de transmitir en tiempo real el paso del Papa Francisco.