El presidente municipal de Tlalquiltenango, Morelos, Enrique Alonso Plasencia, acudió a la Secretaría de Gobernación, para exponer los motivos por los que se niega a la implementación del mando único.

Solicitó apoyo por parte de las autoridades federales porque  dijo,  ha sido amenazado por el crimen organizado y también por el gobierno estatal.

El presidente municipal de ese municipio colindante con Guerrero, explicó que el problema no es el programa del mandó único, si no quien lo implementa:

“Y lo más complicado, que el programa mando único que está formado e implementado para resguardar la seguridad de los morelenses y del país de México, hoy los directivos como Graco Ramírez, y el Comisionado, Alberto Capela, toleran que ellos sean los únicos que puedan delinquir en el estado y en el municipio delo Tlalquiltenango”.

En Morelos, aseguró durante su visita a la Secretaría de Gobernación; hay un problema serio con la seguridad.

Enrique Alonso Plasencia, explicó que acudió a gobernación a solicitar respaldo y que hubo una buena respuesta. A pesar de las amenazas, aseguró que no solicitó escoltas, pero responsabilizó al gobierno del estado de lo que pudiera sucederle a él o a su familia.