Integrantes del Instituto Politécnico Nacional, descubrieron que el ajo tiene propiedades que pueden ayudar a las personas enfermas de los riñones.

El componente se llama alicina y de acuerdo con los autores de la investigación, Mónica Griselda Arellano Mendoza y Ehécatl Miguel Ángel García Trejo, de la Escuela Superior de Medicina, la alicina, tiene efectos protectores contra el daño renal crónico.

Los datos de la investigación dicen que ese principio activo brinda estabilidad vascular y cardíaca y mejora la presión arterial. Por lo anterior el ajo, se podría emplear como terapia natural para retardar complicaciones de la enfermedad.

Los datos en los que se basan los investigadores, dicen que los servicios de diálisis y hemodiálisis en los centros hospitalarios prácticamente están saturados, y el uso de la alicina podría ser una nueva alternativa de tratamiento.

La enfermedad, de acuerdo con el censo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en 2012 causó 12 mil fallecimientos.

La Secretaría de Salud señala que la prevalencia en México es de 40 mil nuevos casos por año, con un alto porcentaje de riesgo de padecer la enfermedad renal, si se toma en cuenta a las personas con diabetes e hipertensión.

Mónica Griselda Arellano Mendoza, jefa del Laboratorio de Enfermedades Crónico Degenerativas de la Escuela Superior de Medicina, explicó que independientemente de la evolución que tenga la insuficiencia renal, cuando un paciente no recibe tratamiento oportuno, la afección avanza y se requiere sustituir la función del riñón para depurar las toxinas del organismo mediante diálisis, hemodiálisis o trasplante, cuando el problema es mayor.

Hasta el momento se han realizado pruebas en ratas tipo wistar.

Refirió que el compuesto (la Alicina) se forma cuando el ajo es triturado o macerado, aunque aclaró que como es muy volátil a la temperatura, es recomendable masticarlo o picarlo crudo para ingerirlo. “Para evitar que se degrade la alicina, el ajo se debe cortar con cuchillos de plástico o madera, porque al contacto con el metal provoca una reacción química”.