El papa Francisco se reunió con empresarios y les dijo que Dios pedirá cuentas.

Luego de su encuentro con internos del Cereso tres, el sumo Pontífice se dirigió al Colegio de Bachilleres del estado de Chihuahua, este se encuentra en Ciudad Juárez.

A los empresarios les dijo en esa reunión que la mentalidad reinante pone el flujo de las personas al servicio del flujo del capital, provocando en muchos casos la explotación de los empleados como si fueran objetos para usar y tirar, y descartar.
“Dios pedirá cuenta a los esclavistas de nuestros días y nosotros hemos de hacer todo lo posible para que estas situaciones no se prodúzcanla más”, dijo el líder de la Iglesia Católica en el mundo.

Al término de su encuentro con empresarios el Santo padre sostuvo una reunión privada para después dirigirse a la misa multitudinaria al pie del Río Bravo.