De acuerdo con Leticia Bonifiaz, directora del área de Derechos Humanos de la Suprema Corte, a pesar de los avances que se han registrado en materia de infraestructura electoral para facilitar los accesos a las personas con alguna discapacidad, hay algunos pendientes.

Por ejemplo, explicó; en materia de discapacidad mental, porque en algunos casos el jefe del módulo (del INE) determina si es capaz o incapaz, sin ningún elemento o sustento.

“Que aquí ha habido esfuerzos en capacidad motriz para facilitar el acceso a las casillas, en discapacidad visual de tener boletas en Braile, en auditiva para ayudarles de alguna manera; pero el asunto muy grave que ahorita se está viendo es el de una discapacidad mental, porque la Suprema Corte ya tiene el asunto de un precedente con alguien con Asperger, que qué tanta autonomía tiene.” Aseguró.