Fue la delegación Cuajimalpa la que en 2003 otorgó los permisos a la inmobiliaria  Vista del Campo, para construir cinco edificios en la zona de santa fe, donde se han registrado deslaves en la última semana.

El terreno afectado de más de 4 mil metros cuadrados, está dividido en cuatro predios, tres del fraccionamiento y uno más que pertenece a Carlos Rossete desde 1982, cuya casa en riesgo no cuenta con permisos de construcción.

Aunque para los permisos el fraccionamiento se contó con estudios de factibilidad, serán las nuevas pruebas que realiza el gobierno local, las que determinen los riesgos, así como el grado de responsabilidad de autoridades, los propietarios y las sanciones, afirmó en conferencia el Consejero Jurídico DF, Manuel Granados.

“Una vez que estén los dictámenes correspondientes que a partir de esta resolución se determine alguna conducta podrán generarse las acciones legales correspondientes y también por parte del titular del predio tendrá que ejercer las acciones correspondientes en su caso”.

El funcionario aclaró que el terreno no pertenece al gobierno local, y que éste fue constituido en 1959 con Carlos Breuer como propietario. Este hombre dividió el terreno en cuatro predios durante 1982 y vendió uno a Carlos Rossete.

Posteriormente el 1984 se emitió un decreto de expropiación por parte del Departamento del Distrito Federal, sin embargo Breuer interpuso un proceso de revocación el cual fue concedido. Rossete solicitó el mismo proceso en octubre de 1997, el cual se le otorgó hasta enero de 2013.

Luego de revocar la expropiación, Breuer vendió los tres predios a un grupo hipotecario y a su vez paso a manos de la inmobiliaria vista del campo. Para los tres predios en 1999 se emitieron dos certificados de uso de suelo y en 2003 los permisos de construcción.

En cuanto a las dos antenas de transmisión en los predios, el Secretario de Desarrollo Urbano y Vivienda, Felipe de Jesús Gutiérrez, responsabilizó también a la delegación de su colocación y aseguró que éstas no cuentan con los permisos necesarios.

Por su parte, Fausto Lugo, secretario de Protección Civil dijo que están a la espera del resultado de los estudios que llevarán a cabo la dependencia a su cargo, junto con el Centro Nacional de Prevención de Desastres y el Instituto de Geofisica de la UNAM, para determinar con precisión donde se encuentra la zona más inestable del talud, así como las acciones de mitigación.

Por ello señaló que la zona seguirá acordonada y rechazó que por ahora esa zona se pueda intervenir, porque el riesgo es latente.