Estudiantes del Instituto Politécnico Nacional crearon un prototipo de un simulador de temblores.

El simulador tiene dos finalidades, primero probar la resistencia de algunas construcciones y concientizar a las personas sobre los efectos de un sismo de diferentes magnitudes para que sepan qué hacer y cómo reaccionar en un caso real.

estudiantes IPN

 

El prototipo se construyó por Fabiola Mendoza Vega y David Garcés Ibáñez, de la carrera de Ingeniería Mecánica con especialidad en hidráulica.

 

 

El prototipo a escala, de 60 centímetros cuadrados, está conformado por un regulador de voltaje que controla la velocidad de las oscilaciones del mecanismo para simular la magnitud de los sismos. La idea es construirlo del tamaño de una recámara o un sala estándar, a fin de que los visitantes sientan la fuerza de un temblor, pero de manera focalizada.

El Simulador interactivo de sismos, a futuro se instalará  de manera itinerante en museos.

Algo parecido sucede en Japón, donde prototipo se instala en un camión y así las personas van experimentando los probables efectos de un temblor.

Los creadores del prototipo plantearon que de contar con los recursos suficientes para su construcción, el regulador de voltaje sería sustituido por una válvula reguladora de presión y en lugar de energía eléctrica, la alimentación sería por medio de un compresor de aire o un Controlador Lógico Programable (PLC), así como aislar la plataforma al cambiar algunos componentes.