Dios se acerca a las personas que sufren al perder a sus hijos a manos de la delincuencia

“Dios despertó y despierta la esperanza de los pequeños, de los sufrientes, de los desplazados y descartados, de todos aquellos que sienten que no tienen un lugar digno en esta tierra, en ese amanecer, Dios, se acercó se acerca al corazón sufriente, pero resistente de todas la madres, padres, abuelos, que han visto perder o incluso arrebatarles criminalmente a sus hijos”

Fue el mensaje del Papa Francisco, durante la misa que oficio en la Basílica de Guadalupe