El presidente del PRD capitalino, Raúl Flores, pidió evitar que la Constitución de la Ciudad de México se convierta en rehén de intereses políticos y, por el contrario, debe darle relevancia a la voz de los ciudadanos.

Explicó que mecanismos como la revocación de mandato permitirían ponerle freno, desde el segundo año de gestión, a los integrantes de los poderes ejecutivo y legislativo y a los servidores públicos que hayan fallado en el ejercicio de sus funciones.

El líder perredista consideró que la carta magna local debe explicar de forma clara y concisa los principios fundamentales en los cuales se basa la vida para traducir en leyes, los anhelos y aspiraciones de los habitantes de la capital del país.

“No una ley reglamentaria, sí una ley que parta de lo que la colectividad está anhelando y que no sea una constitución que tenga la necesidad de estarse reformando”.