El delito de “Ataques a la paz pública”, es inconstitucional.

Así lo determinaron 3 ministros de la primera sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, quienes dicen que el artículo 362 del Código Penal del Distrito Federal, es ambiguo porque deja al juzgador un amplio margen de interpretación y, según algunas organizaciones en defensa de los derechos humanos, incluso deriva en arbitrariedades.

Este es el resultado de un amparo interpuesto por el abogado de Bryan Reyes, quien fue capturado en 2012 durante las protestas por la llegada de Enrique Peña Nieto a la presidencia de la República.

Con esta decisión el proyecto que planteaba negar el amparo, deberá ser turnado a otro ministro que considere inconstitucional el delito de Ataques a la Paz Pública.

“Este asunto creo que viola el principio de taxatividad, afecta obviamente la libertad de expresión pero fundamentalmente por condiciones de taxatividad habré de contar en contra y por el otorgamiento del amparo”, dijo el ministro José Ramón Cossío, quien  rechazó el proyecto de Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena que planteaba negar el amparo directo a Bryan Reyes.

El abogado del joven al que se le dictó una sentencia de dos años, seis meses y 15 días de prisión, Guillermo Naranjose congratuló por la determinación. Bryan enfrenta su proceso en libertad por otro amparo.