Al comparecer ante el Pleno del Senado como aspirante a ocupar la vacante que dejará el ministro Juan Silva Meza en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el procurador mexiquense, Alejandro Gómez Sánchez, defendió la actuación de la instancia a su cargo en el caso Tlatlaya, asegurando que si hubo deficiencias en la investigación éstas fueron atribuibles a la complejidad del caso

En su intervención, Gómez Sánchez destacó que “las posibles omisiones, deficiencias, insuficiencias del personal de la procuraduría local sobre el procesamiento del lugar de los hechos, derivaron de la complejidad del caso, las circunstancias del lugar, y el riesgo de un nuevo enfrentamiento”.

Álvaro Castro Estrada, Alejandro Jaime Gómez Sánchez y Javier Laynez Potisek expusieron a la asamblea su idoneidad de su candidatura. A partir de próximo lunes, los aspirantes comparecerán ante la Comisión de Justicia para contestar preguntas y, una vez que la Mesa Directiva reciba el dictamen correspondiente, se someterá a votación a secreta, conforme a la Constitución y los reglamentos internos.