Tras los hechos ocurridos en el penal de Topo Chico, la Comisión Nacional de Derechos Humanos determinó atraer el caso, abrir un expediente de oficio e investigar los acontecimientos en que perdieron la vida decenas de personas y otras más resultaron heridas.

El organismo nacional demanda la implementación de medidas cautelares con el fin de que se brinde todo tipo de atención médica a los heridos, se dé total apoyo a los deudos de las personas fallecidas y se verifiquen las condiciones de hacinamiento, control y seguridad en ese penal.

La CNDH reitera su condena a la violencia sin importar de dónde provenga, y demanda a las autoridades el pleno esclarecimiento de los hechos. Para ello decidió enviar visitadores adjuntos y peritos para obtener información sobre lo acontecido.