Tras 54 años de ruptura, este lunes, la bandera de Cuba fue izada en la embajada de la isla en Washington, Estados Unidos.

Al evento acudió el canciller cubano, Bruno Rodríguez, y la secretaria de Estado adjunta para Asuntos del Hemisferio Occidental, Roberta Jacobson, con lo que se puso fin a más de medio siglo de enemistad.

La embajada de Estados Unidos en La Habana también fue reabierta automáticamente, la cual emitió un comunicado de prensa para anunciar el restablecimiento de las relaciones diplomáticas.

Y es que desde 1977, ambos países sólo tenían en La Habana y Washington una sección de intereses para tratar temas de bajo perfil.