La penalización del aborto no disminuye la práctica, sino por el contrario, violenta los derechos de las mujeres, Julia Escalante De Haro coordinadora de Política y Abogacía en Ipas México, en una conferencia vía internet.

 Un ejemplo de ello, dijo, es que las reformas en este sentido que se han impulsado en el país desde 2009 han incrementado la criminalización hacia las mujeres pasando de 63 denuncias a 226 cada año en México.

En el marco del Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, la abogada y feminista, denunció que “la criminalización tiene que ver con que si una mujer llega con un aborto en evolución a un hospital, el personal de salud notifica al Ministerio Público, el Ministerio Público se presenta, la esposan a la cama, y saliendo de ahí sin recuperarse siquiera la llevan al Ministerio Publico. Y a partir de ahí dilucidar si fue un aborto espontaneo, si ella no se lo provocó, y le pedirán una disculpa en el mejor de los casos”.

En otros casos, señaló, “desde el mismo hospital le pedirán dinero a su familia para no iniciar la averiguación previa “.

Enfatizó que “no todos estos casos llegan a la pena de prisión pero si a una persecución en algunos casos policías, del personal de salud, y en algunos casos de la familia también”.