Autoridades del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación y del Sindicato  Nacional de Trabajadores de la Educación reconocieron que, por ser un proceso inédito, la evaluación docente tuvo inconsistencias que deben eliminarse antes de aplicar el procedimiento a un segundo grupo de docentes y falta que se cuide la confidencialidad de los nombres de los profesores y los resultados obtenidos en los procesos de evaluación, en respeto a su privacidad

La consejera presidenta, Sylvia Schmelkes, reiteró que si bien el Instituto no es el responsable de dar a conocer los resultados de la evaluación del desempeño, es necesario informar sobre dichos resultados con claridad y anunció que el INEE, en coordinación con las autoridades educativas estatales,  realizará grupos focales con maestros que ya participaron,  para detectar áreas de oportunidad y mejorar el proceso.