deprimida_navidadSentirse decaído o alegre a fin de año es sólo una emoción de temporada, ya que es la fecha en que las personas hacen un balance sobre sus éxitos, fracasos o pérdidas, por lo que no debe confundirse con depresión o un trastorno afectivo estacional.

La coordinadora del Programa Institucional de Tutorías de la Facultad de Psicología de la UNAM, Verónica Alcalá Herrera, dijo que en esta época del año, la tristeza se relaciona con cierres de ciclos y esas emociones pueden ser más intensas si las personas son proclives a la depresión.

La experta señaló que quienes padecen depresión tienen síntomas severos de cansancio, sensación de abandono, no quieren hacer sus labores diarias, presentar alteraciones del sueño y bajan o suben de peso.

Esto no es lo mismo que una tristeza de final del año, asociada a cierres de ciclos. Si los individuos tienen tendencia a no solucionar sus dificultades o a dar por finalizadas determinadas etapas se sentirán con poco ánimo en estas fechas.