Grecia y los líderes de la Eurozona lograron un acuerdo para un tercer rescate financiero para el país helénico.

El Gobierno de Atenas recibirá 86 mil millones de euros en tres años a cambio de que apruebe una serie de reformas en materia de pensiones, aumento de impuestos y la ampliación de un programa de privatizaciones.

Por el momento, la urgencia es que Grecia pueda hacer frente a un pago de 4 mil 200 millones al Banco Central Europeo antes del 20 de julio, por lo que la zona euro analiza el otorgamiento de un crédito puente.

Sobre las condiciones impuestas por los acreedores internacionales liderados por Alemania,  funcionarios griegos dijeron que se trata de medidas draconianas, pero están obligados a aceptarlas para evitar la muerte repentina de su economía debido al cierre de los bancos, que se encuentran al borde del colapso.

 

firma_logo_acirnoticias_125px