En este año santo, la humanidad debe aterrizar sus acciones si no quiere ser parte de los creyentes contradictorios que dicen yo creo, pero no practico, se debe practicar la fe con acciones

“nuestra casa común sea más cuidada, líderes que solucionen los problemas sociales acuciantes, hambre, violencia, incultura, pero nosotros los cristianos de verdad esperamos aquel que puede cambiar nuestra vida e historia, porque si no cambiamos de corazón, no habrá cambio en ninguna estructura”

Fue el mensaje del Cardenal Norberto Rivera Carrrera, durante la homilía dominical en la Catedral Metropolitana