Luego de que el índice de precios al consumidor en junio alcanzó una tasa de 6.31 por ciento, lo que representó su mayor nivel desde diciembre del 2008, el Banco de México, estimó que la inflación no está lejos de tocar “techo”.
En entrevista el gobernador del banco central Agustín Carstens dijo que luego de los niveles que ha alcanzado esta variable, la información que se tiene es que comenzará su trayectoria descendente.
Sin embargo, advirtió que estarán al tanto de lo que haga la Reserva Federal de Estados Unidos, para que el Banco de México pueda aplicar las herramientas, como un aumento en su tasa de referencia.