La hepatitis es una infección que puede evolucionar por varios años sin presentar síntomas.

Sin embargo cuando se desarrolla y no se atiende oportunamente, puede ocasionar cirrosis o cáncer hepático.

Scherezada Mejía, encargada de la Clínica de Hígado del Hospital Juárez de México, explicó que la hepatitis es la inflamación del hígado, producida principalmente por el alcoholismo, consumo de alimentos contaminados y uso de medicamentos.

Otras formas de contagio son el uso de jeringas contaminadas, perforación del cuerpo en condiciones no adecuadas (piercing), tatuajes y el contacto accidental con agujas infectadas.

La doctora Mejía Loza subrayó que se tienen identificados cinco virus de la hepatitis (A, B, C, D y E), que provocan enfermedades hepáticas, que pueden ocasionar coloración amarillenta de la piel y en los ojos, así como fatiga intensa, entre otras manifestaciones.