Durante las negociaciones con transportistas, el Gobierno de la Ciudad de México veló en todo momento por los intereses de los capitalinos, de tal forma que se buscó impactar lo menos posible a la ciudadanía con el aumento a la tarifa que se autorizó a los concesionarios.

Y es que el incremento será únicamente para que se haga frente al alza de los combustibles, más no para generar ganancias a los concesionarios, aseguró Héctor Serrano, Secretario de Movilidad.

“Lo que no vamos a hacer es afectar aun más los bolsillos de los ciudadanos, no lo vamos hacer, porque además hemos podido probar que lo que estamos proponiendo se puede subsanar el tema del incremento de los combustibles”.

Los transportistas han señalado que no están conformes con la tarifa que se les autorizó, pero están dispuestos a respetarla. Sin embargo, otro grupo inconforme advirtió que realizará manifestaciones y paros en protesta.

Ante la amenaza, Serrano Cortés señaló que es una minoría ya que han sostenido 90 mesas de negociación con los transportistas, en las que se alcanzó ya un acuerdo, el cual se dará a conocer este viernes o el lunes a más tardar.

En caso de paros o protestas, el secretario advirtió que habrá sanciones.

“Si alguno pretende hacer algún tipo de paro, lo vamos a atender, tenemos movilidad M1 y tenemos otros mecanismos, pero no tengan la menor duda, vendrán las sanciones que sean  necesarias si asumen actitud de confrontación, no con el gobierno, sino con los ciudadanos, porque el gobierno el compromiso que tiene es con los ciudadanos”.

Destaco que no tendría porque haber inconformidad pues aunque no se incrementará la tarifa a más de tres pesos, se darán incentivos fiscales.

Tras participar en el Noveno Congreso del Transporte, el titular de la Semovi reconoció que es necesario que el Gobierno Federal sea el que establezca tarifas competitivas en todo el país que se puedan ir modificando anualmente, de tal forma que garanticen un servicio de calidad a los usuarios a precios justos para ambas partes.