Especialistas y médicos en formación del IMSS desarrollan más de tres mil investigaciones, de las cuatro mil que se llevan a cabo, enfocadas a resolver las principales enfermedades que aquejan a los derechohabientes, ya sea con el desarrollo de nuevas técnicas de tratamiento o de medicamentos que permitan brindar mayor calidad en la atención.

Los proyectos de investigación responden a los padecimientos con gran demanda y por los que se otorga el mayor número de consultas en las unidades médicas del Instituto, como enfermedades cardiovasculares y circulatorias, diabetes mellitus, desórdenes mentales y de comportamiento y tumores malignos, entre otros.

Juan Manuel Mejía, Jefe de División de Evaluación de la Investigación en la Coordinación de Investigación en Salud, dijo que una cuarta parte de las investigaciones están enfocadas a enfermedades menos frecuentes, pero que afectan la calidad de vida de los pacientes y representan una importante carga financiera a las instituciones de salud para su atención, como malformaciones congénitas, fibrosis quística, enfermedades que atrofian los músculos, entre otras.

Actualmente, menos del uno por ciento de los protocolos de investigación que realiza el Seguro Social cuentan con la participación de la industria farmacéutica, “no obstante, casi 20% de los recursos económicos que recibe el Instituto para hacer investigación provienen de proyectos con esta industria, por ello al incrementar su participación, también crecerían los recursos del Instituto y esto agilizaría la investigación en todo el país”.

Otra ventaja de la colaboración con la industria farmacéutica, es que por cada peso que invierte en el IMSS, 30 por ciento se destina a un programa de Promoción de la investigación, que permite financiar el desarrollo de más proyectos.