La industria automotriz nacional denunció que en el primer trimestre del año se registra un incremento del 15 por ciento en la importación de vehículos usados provenientes de Estados Unidos, lo que contraviene a las medidas puestas en marcha por las autoridades federales y locales para combatir los fuertes niveles de contaminación.

Y es que ahora en los puntos fronterizos, apoyados por políticos de dicha región, los dirigentes de comerciantes de vehículos usados han recurrido a prácticas anómalas como utilizar un mismo certificado de regulación ambiental para distintos automóviles, además de que se han detectado inconsistencias en el domicilio fiscal, falseamiento en el precio y el hecho de que no se verifica el historial de las unidades.

Como lo denuncio Miguel Elizalde presidente de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (Anpact).

Al respecto el presidente de la AMIA Eduardo Solís exigió a las autoridades del SAT y ambientales intervenir para evitar que se sigan introduciendo vehículos inseguros al territorio nacional, por lo que pidió al presidente Enrique Peña, no ceder a los bloqueos que realizan en la frontera dirigentes de comerciantes de vehículos que buscan dijo, evadir el pago de impuestos.

Por ultimo el presidente de la AMDA Guillermo Prieto Treviño dijo que México tiene la capacidad de vender 2 millones de autos al año pero la importación anual no debe ser mayor de 150 o 200 mil.