Como cada 7 de septiembre, los pelirrojos festejan hoy su día a nivel mundial.

La principal celebración ocurre en Breda, una pequeña ciudad de Holanda.

Menos del 4 por ciento de la población mundial es pelirrojo y solo uno por ciento tiene los ojos azules. La tonalidad rojiza se debe a la abundancia de un pigmento llamado feomelanina.

A lo largo de toda la historia ha habido prejuicios contra los pelirrojos. Durante la cazas de brujas, el pelo rojizo fue visto como marca del diablo, incluso, los quemaban en la hoguera y era más probable que los condenaran a muerte.