Cambiar de horario puede representar un desajuste en el reloj biológico.

somnolencia.jpg_1572130063

Así lo mencionan especialistas de la Clínica de Trastornos del Sueño, de la Universidad Autónoma Metropolitana, al explicar que ante la próxima llegada del Horario de Verano se recomienda en días previos, dormir y despertar media hora antes o después de acuerdo con el nuevo horario que se manejará para que el cuerpo se ajuste de manera progresiva.

Sugieren aplicar esta práctica tres días antes del cambio para que al sexto día el cuerpo se encuentre ajustado y sin ningún tipo de malestar.

Los especialistas agregan que la gente más sensible al nuevo horario llegan a sentir somnolencia, irritabilidad, dolores de cabeza, dificultades para concentrarse y en ocasiones no pueden conciliar el sueño.