Es recomendable disminuir el consumo de sal y sodio, sobre todo personas que han desarrollado sobrepeso, obesidad y no realizan ejercicio físico, ya que pueden presentar hipertensión arterial, padecimiento que no tiene síntomas pero sí es causa de problemas cardiacos y en casos graves, de alta mortalidad en personas desde los 30 años

“la presión de la sangre está dado por gasto cardiaco, resistencias periféricas, si la resistencia periférica está cerrada, como una manguera se va cerrando la salida y la presión es mayor, hasta que llega el momento que se para, y la presión mayor hace que el corazón crezca, por eso viene la cardiopatía hipertensiva”

Así lo dijo, Ángel Caamaño, presidente del Consejo Mexicano de Arterosclerosis