Se estima que existen entre 279 mil y 326 mil hijos de trabajadores jornaleros agrícolas migrantes en edad de cursar la educación obligatoria, pero sólo se atiende entre 14 y 17 % de ellos ya que tienen que participar en actividades para apoyar la economía familiar, dejan de ir a la escuela y con ello reproducen un ciclo de abandono escolar.

Sylvia Schmelkes, consejera presidenta del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, reiteró la propuesta de este Instituto de diseñar y poner en marcha una política integral para atender a este sector de la población, en sus lugares de origen y destino.

En su participación en el foro Educación y Migrantes: El Olvido organizado por el Instituto de Investigaciones para el Desarrollo, dijo que ya prepara directrices para incidir en las políticas públicas enfocadas a la atención de esta población.