Al ser parte de las enfermedades crónico-degenerativas, el Programa PREVENISSSTE se enfoca en la detección oportuna y la atención de Hipertensión Arterial, enfermedad conocida como la “muerte silenciosa”, cuya característica principal es la elevación sostenida de la presión sanguínea en más de una medición, pero puede ser controlada.

Se calcula que 2.3 millones de derechohabientes del ISSSTE viven con hipertensión, con una prevalencia de 18.2 por ciento. Tanto este padecimiento como las enfermedades del corazón son la principal causa de mortalidad. En 2014 se registraron 3 mil 002 decesos por esa causa, que representan 15.24 por ciento de la mortalidad general.

Para ello, el ISSSTE implementó un moderno sistema de detección a través de la Evaluación de Riesgos en Salud (ERES), por medio de la cual en el Instituto se diagnosticaron 45 mil 191 afiliados con hipertensión, con reactivos que identifican factores de riesgos, entre los que destacan: la inactividad física, obesidad y sobrepeso, el tabaquismo, el estrés, por herencia, así como la ingesta de alcohol.