El trabajo infantil no debe ser visto como un mal necesario sino como un problema de desarrollo, advirtió Thomas Wissing, director de la Oficina Internacional del Trabajo para México y Cuba.

Detalló que Chiapas, Guerrero y Oaxaca son los estados que registran el mayor número de niños que trabajan en labores que además son de riesgo.

“En Chiapas hemos registrado 165 mil niños, niñas y adolescentes, en Guerrero 139 mil y en Oaxaca 130 mil. En los tres estados, el promedio de la tasa de ocupación infantil está por arriba de la nacional.”

El funcionario de Naciones Unidas indicó que otro de los focos de preocupación en nuestro país es el incremento de la participación infantil en el comercio ambulante y en labores del hogar.