Algunos grupos religiosos han optado por realizar sus reuniones en bares, como fórmula para reclutar a nuevos miembros y llegar a personas con problemas de fe y proporcionarles un lugar diferente para hablar de dios.

Como el caso de Brandon Brown, un pastor de CollectiveMKE, que empezó a organizar reuniones mensuales en bares de Wisconsin el año pasado.

El  pastor comentó que este ambiente, relaja a los asistentes, los ayuda a hablar con más libertad y sobre todo esta dirigido a jóvenes millennials.