Ante el incremento de la violencia en Venezuela y la pérdida de vidas humanas durante las protestas que se realizan en contra del gobierno de Nicolás Maduro, los Gobiernos de la Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, México, Paraguay, Perú y Uruguay, reiteraron su condena a estos actos.

A través de un comunicado conjunto se sumaron a la declaración formulada por el Secretario General de las Naciones Unidas, donde se urge la adopción de medidas concretas de todas las partes para reducir la polarización y crear las condiciones necesarias para enfrentar los desafíos del país en beneficio del pueblo venezolano.

En este sentido reiteraron la urgencia de que las autoridades venezolanas adopten medidas para asegurar los derechos fundamentales y preservar la paz social.