Representantes de los productores de leche en el país acusaron a la Secretaría de Agricultura (Sagarpa), Economía y de Desarrollo Social (Sedesol) de “oídos sordos” ante su propuesta de “Programa Nacional Estrategia de Fortalecimiento de la Cadena de la Leche”, que presentaron en enero pasado, de la que no han recibido respuesta hasta la fecha.

Y es que la falta de una política de Estado para apoyar a los pequeños productores de leche, reducir la importación de leche en polvo y elevar la compra del lácteo por parte de Liconsa ha generado que 100 mil productores hayan desaparecido de 2007 a 2016 así como pérdidas millonarias

En conferencia de prensa, Álvaro Muñoz, líder del Frente Nacional de Productores y Consumidores de Leche, explicó que “cada tonelada de leche en polvo desplaza a más de 600 vacas, si hablamos de empleos eliminan a 11 mil productores, a 32 mil empleos, a 150 mil vacas que junto con instalaciones rebasan los 7 mil millones de pesos eso es lo que pierde México por importar leche a 3.50 pesos”, cuando en México producir un litro de leche rebasa los 12 pesos.

De seguir esta política, más de 150 productores perderán su patrimonio al final de este año.

De esta manera, el presidente de la Confederación Nacional Ganadera, Salvador Álvarez Morán, señaló que este escenario no ha permitido, que el sector primario haya cerrado la brecha entre la producción de leche y al demanda de la población, ya que “seguimos con la necesidad de importa aproximadamente el 30 pro ciento de la leche y productos lácteos que se requieren en México”.

Lo más preocupante, dijo, es que actualmente la brecha se va abriendo, poniendo en riesgo la seguridad alimentaria de nuestro país y creando un clima de inestabilidad social en el medio rural.