El Gobierno Federal consideró conveniente apoyar a Pemex en estos momentos en los que atraviesa una compleja situación financiera, dado su histórico papel estratégico en la industria petrolera nacional y en las finanzas públicas de nuestro país.

Así lo afirmó la Secretaria de Hacienda, quien dejo en claro que las acciones en materia de política fiscal, política monetaria y política cambiaria, anunciadas en febrero pasado, junto con el fortalecimiento financiero de Pemex, favorecen la actividad económica nacional y propician una mayor estabilidad macroeconómica.

En su informe semanal, la dependencia federal, en donde destaca que Pemex enfrenta problemas de liquidez de corto plazo, pero sigue siendo una empresa solvente en el largo plazo, explica que la modificación al régimen de la empresa petrolera mexicana, le permitirá pagar menos impuestos este año, del orden de 50 mmp, que serán adicionales a los 73.5 mmp aportados por el Gobierno Federal, para un total de alrededor de 123.5 mmp en apoyo a la liquidez de Pemex.

Con ello, aclara Hacienda, podrá irse ajustando y hacerle frente con mayor éxito a la situación de bajos precios del petróleo, que se espera se mantendrán en el futuro previsible.

El objetivo, dijo,  es fortalecer a Pemex para transitar a un entorno donde sea plenamente competitivo y financieramente sostenible a pesar de menores precios internacionales de los hidrocarburos.