La Flakka es una droga con efectos potentes y mortales, causa un síntoma similar a la cocaína pero más potente, también es conocida como “mármol” ya que sus pedazos de cristal han sido comparados con ese material.

Los países en donde se reportaron anteriormente casos de consumo son: Estados Unidos, Asia y en España, lo que generó alertas sanitarias en diversos estados y puede ser ingerida oralmente, esnifada, fumada o inyectada.

Una ligera dosis puede causar: sentimientos de euforia, aumento del estado de alerta, excitación sexual, sensación de tener más energía y fuerza, así como  ataques de pánico, psicosis, paranoia, alucinaciones, agresividad extrema, hipertensión, arritmias cardíacas e hipertermia (con una temperatura corporal superior a los 38 grados).

Repercute directamente en los riñones pues ocasiona que los músculos se debiliten como resultado de hipotermia, los expertos señalan que los sobrevivientes probablemente requieran de diálisis el resto de sus días.

Los efectos duran varias horas y las consecuencias neurológicas pueden ser permanentes.

Flakka adopta su nombre a partir de un apodo que se le da a una mujer bella en español (la flaca) y contiene un químico pariente cercano del MDPV, ingrediente clave para las “sales de baño”,un grupo de drogas sintéticas que fueron prohibidas en el 2012.

Uno de los casos conocidos fue que una mujer en Florida, Estados Unidos corrió por las calles gritando que era Satán mientras estaba bajo la influencia del químico.

Por otra parte en la Ciudad de México, las autoridades de la Procuraduría General de Justicia lograron determinar que la modelo colombiana Stephanie Magon quien fue encontrada muerta en la colonia Nápoles, no fue asesinada y sospechan que consumió alguna droga sintética que no se detecta por estudios químicos.

El experto penalista Gabriel Regino sospecha que la mujer consumió Flakka ya que se desnudó en dos ocasiones, primero en los baños del centro nocturno que visitó horas antes de regresar a su casa y después en su departamento donde murió.

Los testigos mencionaron que se encontraba en un estado desorientado pero continúan las investigaciones.

Carolina Lemus