Las bajas temperaturas que se han registrado en la capital del país, han dejado buenos resultados para los vendedores de tamales, atole y café, ya que sus ventas crecen hasta un 70 por ciento.

Y es que aseguran que las personas buscan calentarse con un poco de café y atole, y para acompañarlo piden un tamal sencillo o en bolillo, es decir una tradicional “guajolota”, que puede alcanzar los 15 pesos.

“Si crece un poco, lo doble de lo normal, cuando es normal 500 pesos 1000 libres pesos…ahorita tenemos en 12 pesos los tamales y los atoles 11 y 13 pesos los vasos de medio litro”.

Cabe mencionar que algunos vendedores de estos productos comienzan a trabajar desde las 6 ó 7 de la mañana y en ocasiones en menos de tres horas terminan de vender cien tamales y 20 litros de atole.