Una vez que el Papa Francisco, externó su preocupación por la desigualdad, falta de oportunidades, delincuencia, violencia, corrupción y perversión de la política, que existen en México, el sector empresarial no debe ser indiferentes a los grandes desafíos del país.

Gustavo de Hoyos Walter presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana, (Coparmex), agregó que las desviaciones de la política, que se encarnan en la regulación excesiva e irracional, y la corrupción rampante, no deben obstaculizar más la multiplicación, crecimiento y consolidación de las empresas.

“Sin duda, la pobreza y la desigualdad son los mayores retos de nuestro País. Prácticamente la mitad de la población nacional carece de los bienes esenciales para una vida digna. Para nosotros es claro; Mientras no se enfrente decididamente la pobreza, atacando sus causas estructurales, será muy difícil resolver sus diversas manifestacione en el tejido social”.

Agregó que en México el combate a la pobreza, dista mucho de ser eficaz. Los programas públicos para atenuarla no han tenido la orientación, eficiencia, profundidad y transparencia para dar resultados relevantes, y encaminar al país rumbo al logro de lo objetivos globales del desarrollo sustentable para 2030, en especial, los de erradicación de la pobreza.