La Condusef advirtió que empeñar no siempre es la solución para hacer frente a la llamada “cuesta de enero”.

Y es que dijo que el crédito prendario es de los más costosos, por lo que antes de recurrir a este tipo de préstamos, debes revisar otras alternativas, como algún crédito personal o de nómina en algún banco.

Asimismo recomendó evaluar si te conviene mas vender que empeñar; también debes comparar opciones y no dejar tus pertenencias en el primer establecimiento que encuentres.

Investiga las tasas de interés anualizada ya que algunas casas de empeño manejan tasas muy elevadas y para no asustar las ponen de manera mensual, quincenal o semanal; consultar el porcentaje de avalúo que prestan y preguntar sobre los refrendos.