Comerciantes de mercados públicos que surten su mercancía en la Central de Abasto, exigen a las autoridades del gobierno de la Ciudad de México, intervenir para frenar la ola de robos que se vive  donde aseguran es tierra de nadie.

En entrevista con Siempre889 nos dicen que los delincuentes no se conforman con robar la cartera, llevarse la camioneta sino con golpearlos a pesar de que ya les han dado todo lo que les exigen.

“Me han robado ahí cuatro veces, el azar o el destino, que te topas con gente mala en tu camino; en la camioneta en la entrada, te llegan con la pistola en el semáforo ahí y adentro en la central; la autoridad no dice nada, ve a levantar un acta y va uno y ahí lo tienen como dos o tres horas y de todos modos no te reponen nada, hace tres meses me pegaron, me tumbaron los dientes y la camioneta no se la llevaron, pero el dinero, el celular, todo; está muy pesada ahí en el eje seis para entrar a la central es muy pesado, con ver el ambiente se siente, adentro de la central ya se roban la camioneta, ya se llevan todo”.

Este problema aseguran cada día se vuelve más difícil ya que las autoridades policiacas no hacen nada.

“Ahora sí que la seguridad es no llevar mucho dinero, porque ahora si el día que nos toque, ahí está mucho o poco que llevemos, aunque no nos hagan nada, ese es nuestro lema; yo llegaba a las cuatro o cinco de la madrugada, ahora ya llego más tarde, pero de todos modos; son jóvenes que van bien drogados, ahí un módulo, va uno y no hacen nada y no te reponen nada”.

Explican que en ese centro de abasto hay menos de cien policías auxiliares para vigilar 327 hectáreas y donde diariamente acuden en promedio 500 mil visitantes.