A la larga representan una inversión

En México, 54 millones de adultos no cuentan con ningún seguro, cifra alarmante si se toma en cuenta que en caso de algún imprevisto no se tendrá una protección financiera que ayude a afrontar alguna emergencia o pérdida.

De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), los seguros son una inversión y no un gasto, pues evitan un desembolso mayor a futuro ante los riesgos a los que se está expuesto como accidentes personales o automovilísticos, enfermedades y la muerte.

El organismo señala que en la actualidad existen en el mercado seguros que se pueden adaptar a diferentes necesidades y bolsillos, los cuales cuentan con las mismas condiciones generales, y los requisitos de contratación y reclamaciones son sencillos.

Una de las coberturas que ofrecen estos seguros es la de fallecimiento, en la que si alguien depende económicamente del contratante y éste muere, los seres queridos recibirán una suma de dinero que les permitirá sostenerse; su costo va de los 349.69 a los mil 447 pesos al año.

Otro tipo de seguro es el de auto, el cual en México es obligatorio a partir de septiembre pasado para aquellos que cuenten con un automóvil modelo 2011 en adelante y cuyo valor sea superior a los 186 mil 732 pesos.

El seguro básico de auto cubre la responsabilidad en que pueda incurrir el propietario por daños materiales causados a terceros en sus bienes, lesiones corporales o la muerte, y la prima anual va de los 671.33 a los tres mil 606.67 pesos.

La Condusef explica que en cuestión de salud está el de gastos médicos que cubre la lesión o incapacidad ocasionada por un accidente o enfermedad, y conceptos como hospitalización, atención médica, análisis clínicos, rayos x, y otros. Los costos van de los 642.75 pesos anuales, a dos mil 260.42 pesos.

Los seguros propiamente denominados de salud se encargan de ofrecer medicina preventiva y correctiva para el cuidado de la persona, es decir, cubre consultas de primer contacto, consultas con especialistas y estudios de laboratorio y de gabinete, con costos de mil 366.15 a mil 544.11 pesos al año.

Por su parte, el seguro de accidentes personales brinda al beneficiario la suma asegurada marcada en la póliza, y el costo va de 164.72 a mil 273.36 pesos al año.

La Condusef aconseja que antes de contratar un seguro, es importante leer detenidamente cuál es su cobertura para saber con exactitud cuándo aplica, bajo qué circunstancias y el monto de indemnización; no se debe tener dudas y de ser así, se tiene que preguntar y siempre comparar las diferentes alternativas que brinda cada aseguradora.