Ningún programa social de la SEDESOL sufrirá recorte, ajuste o retraso en su aplicación, con las medidas de austeridad que aplicó  la Secretaria de Hacienda.

Así lo manifestó el secretario de Desarrollo  Social, José Antonio Meade, quien dijo que pese al recorte en el gasto público y los problemas financieros internacionales que afectan al país los resultados en materia de poder adquisitivo de la población son favorables.
Señaló  que el recorte presupuestal servirá  para mantener la estabilidad  económica y evitar aumento de precios que es la variante más relevante para combatir la pobreza.

En entrevista en el marco de la onceava Cumbre Financiera Mexicana también  insistió que no hay  razón para aumentar el precio de la tortilla.