Los regalos pueden generarte fuertes gastos

VALENTINE

El festejo del Día del Amor y la Amistad puede representar un riesgo para las finanzas personales o familiares de no cuidar el gasto, advierten especialistas de Principal Financial Group.

Con cifras de un estudio realizado por TNS Research International, la compañía refiere que ocho de cada 10 personas en México celebran el 14 de febrero, de las cuales, 59 por ciento lo hará con un desayuno, comida o cena; 39 por ciento dará un presente; 28 por ciento llevará a su pareja al cine, teatro o a un lugar para conciertos y 24 por ciento irá a un antro, fiesta o reunión.

Para evitar aprietos financieros, la sugerencia es hacer un presupuesto mensual de febrero, que permitirá saber cuánto se puede disponer para celebrar esta fecha y ver si es viable hacer un regalo o salir a festejar.

Si se tiene pareja o amigos especiales, es aconsejable regalar un detalle de no más de 300 pesos y recordar que lo importante es acordarte de esa persona en ese día y no desfalcarte.

Si bien es posible recurrir a la opción del crédito para cubrir los gastos del festejo, antes de ello es recomendable hacer un cálculo de la cantidad a pagar y durante cuánto tiempo y analizar si no interfiere con alguna otra meta que se hayan fijado, además hay que asegurarse de conocer los intereses que pagarán por dicha deuda.

Hay que recordar que el crédito no es una entrada de dinero adicional a las que ya tienen, por lo que al solicitar un préstamo o pagar con una tarjeta de crédito, estarán adquiriendo una deuda cuyos pagos pasarán a formar parte de los gastos fijos, al menos durante el tiempo que tarden en pagar la deuda.

Por otro lado, el Día de San Valentín abre la posibilidad de ser creativos y usar la imaginación para sorprender a la pareja o a amigos sin afectar el bolsillo y si se busca que esta fecha sea significativa, una buena idea sería regalarse el primer depósito de un plan de ahorro para el retiro en el que ambos construyan un mejor futuro con cada aportación que realicen.

Y si cuentas con un fondo o ahorro para emergencias, hay que procurar no echar mano de él, a menos que sea absolutamente necesario.