El apoyo de  73 mil 500 millones de pesos que le otorgó el gobierno federal  a Petróleos Mexicanos, para fortalecer situación financiera, no es ningún cheque en blanco o un barril sin fondo, ya que cada peso y centavo que recibió es de todos los mexicanos.

Así lo afirmó el presidente de Coparmex Gustavo de Hoyos Walter, quien dijo que la petrolera mexicana, tiene la obligación de mejorar en su sistema operativo, y no dejar espacio para la ineficiencia.

Entrevistado en el marco de la reunión privada que sostuvo con senadores, el líder de los patrones a nivel nacional, dijo que no es un secreto para nadie, el que Pemex pasa por una  situación compleja y que ha perdido hasta el 70 por ciento de sus ingresos.

 

Por lo que celebró el que parte del remanente que dio el Banco de México al gobierno federal haya servido para apuntalar la industria petrolera en el país ante el entorno internacional el cual no será sencillo en los próximos años.