Tras dos años de los hechos ocurridos en Tlatlaya, Estado de México, donde 22 personas perdieron la vida, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, informa que la Recomendación, dirigida a la Secretaría de la Defensa Nacional, a la Procuraduría General de la República y al Gobierno del Estado de México, se encuentra formalmente aceptada. Sin embargo a la fecha, su cumplimiento es parcial, pues faltan puntos por atender.

Para el organismo nacional la reparación integral del daño a las víctimas resulta prioritaria.

La CNDH señala que aún están pendientes las responsabilidades administrativas a los servidores públicos que ejecutaron, ordenaron o toleraron las acciones y omisiones expresamente señaladas en la Recomendación.