Se estima que en México hay millón y medio de personas con el virus de hepatitis c, cuyos factores de riegos son haber sido transfundido antes de 1995, en usuarios de drogas inyectadas que comparten jeringas y por tatuajes o perforaciones en establecimientos que no esterilizan utensilios, solo hay que realizar una prueba de sangre para detectar el virus

“el tratamiento es por vía oral, pastillas, son comprimidos que se toman la mayor parte de ellos, una sola vez al día, si acaso la combinación de dos o tres, dependiendo, la podemos eliminar en 12 semanas, es libre de interferón, libre de inyecciones”

Así lo dijo Enrique Wolpert, presidente de la Fundación Mexicana para la salud hepatica, en el marco del día Mundial
image