México necesita verdaderos cambios de fondo para prevenir, disminuir los delitos, y acabar con los niveles de impunidad que hoy se presentan, por lo que ante el clima electoral que se vive en algunos Estados de la República es fundamental que los legisladores atiendan sus responsabilidades con sus representados antes que involucrarse abierta o sutilmente en las campañas de sus partidos políticos.
Esa fue la exigencia que hizo el presidente de la Coparmex Gustavo de Hoyos Walther, quien agregó que es urgente aprobar el nuevo marco legal de la Ley de Seguridad Interior, con el fin de abatir los índices delictivos en las regiones más afectadas por la delincuencia organizada.
Indicó que la urgencia de aprobar esta ley se observa en el hecho de que, junto con la corrupción, el costo del crimen y la violencia son los factores que más obstaculizan el crecimiento de los negocios en nuestro país.
En este sentido explicó que de acuerdo con el Índice de Competitividad del Foro Económico Mundial en su edición 2016-2017, México está entre los tres países más afectados por el crimen organizado, en el sitio 135 de 138 países que fueron evaluados.