El excandidato del PRI, al gobierno del Veracruz, Héctor Yunes Landa, pidió a la PGR que acelere la investigación en contra del actual gobernador Javier Duarte de Ochoa.

El senador priista, a través de un documento dirigido a la opinión pública, dijo que pidió a los integrantes de la Comisión Nacional de Justicia Partidaria de PRI que procedan a valorar responsablemente cada uno de los elementos que están a su alcance para proceder a la suspensión de los derechos partidistas de Javier Duarte de Ochoa, por, incumplir la plataforma política que postula nuestro partido, y por faltar a los principios de probidad, transparencia y rendición de cuentas.

Además exhortó a la PGR a que concluya conforme a derecho, y con la celeridad que la ley permita, la investigación en contra de Javier Duarte de Ochoa y demás funcionarios públicos, presuntamente involucrados.

En el documento el legislador que perdió las elecciones para gobernar Veracruz, dice que ese estado está viviendo una crisis política, económica y social que no tiene paralelo en su historia y que el responsable es Javier Duarte de Ochoa.

Por lo anterior y “Ate las evidencias que señalan un saqueo sin precedente en la historia del país, el CEN del PRI, la PGR, el Senado de la República y la Cámara de Diputados se han pronunciado por iniciar acciones legales en contra de quienes resulten responsables, particularmente en contra del aún gobernador del estado”.

Agregó que “Es insoslayable el impacto que los actos de corrupción y desgobierno de Javier Duarte de Ochoa tuvieron en el resultado electoral de este año”

Yunes asegura que durante la campaña electoral, el aún gobernador se inclinó por otro partido político y por otro candidato, “por lo que su expulsión significaría, simple y llanamente, regularizar su nueva afinidad política”.

El legislador asegura que ha recibido llamadas de líderes veracruzanos del PRI, quienes le han manifestado que están siendo coaccionados para firmar un desplegado en respaldo a Javier Duarte, por lo que opina que dicho respaldo, “por venir de la amenaza, del chantaje y de la coacción, carece de cualquier vínculo moral”.  “Ese manifiesto no posee ni el valor del papel en el que está firmado”. Concluye.