Esta mañana, el ex gobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina de la Cruz, se presentó ante un juez en el Palacio de Justicia, para responder por las acusaciones que le hizo el gobierno del estado por daño patrimonial equiparable a tres mil 600 millones de pesos.

Es la primera vez en la historia de Nuevo León que un ex gobernador es acusado formalmente por las autoridades.

“Tengo la conciencia tranquila”, dijo tras escuchar las acusaciones por peculado y ejercicio indebido de recursos públicos, que de acuerdo con las investigaciones, le fueron entregados como “incentivos ilegales” a la automotriz coreana KIA, para que se asentara en el municipio de pesquería y participara en la compra y venta de terrenos en el mismo lugar.

Destacar que Medina de la Cruz es uno de los acusados por el gobierno del candidato independiente, Jaime Rodríguez, como parte de la llamada “Operación Tornado”, que investiga a ex funcionarios estatales y municipales por diversas anomalías financieras en venta de terrenos y apoyos financieros a KIA.